Puentes: cruzar o no cruzar

Arco de Belén
Foto: Dazra Novak

Dime si reconoces a simple vista estos lugares de la Habana. Tómate tu tiempo, piensa dos veces antes de contestar que sí, o que no ¿Lucen igual? ¿No los ha maltratado en algo tu recuerdo? ¿No los ha cambiado el tiempo, el momento del día, tu deseo de volver a recorrerlos o de no regresar a ellos jamás? Tómate tu tiempo, piensa dos veces antes de responderte si realmente valía la pena acomodarlos en algún rincón de tu equipaje, en el álbum de fotos que nunca pudiste hacer o que dejaste atrás “para siempre”. Repasa sus detalles, vamos, no cuesta nada, fíjate en lo que nunca antes viste: las luminarias, la gente, el rotulado, la arquitectura que –como la naturaleza- no sabemos por qué es así de caprichosa. Te regalo una puesta de sol, un amanecer, el mar. Son tuyas la velocidad, las curvas, el reflejo del río. Tuyo es el puente, y la decisión de cruzarlo.

Anuncios

Guillermo Cabrera Infante, Tres tristes tigres

Tres Tristes Tigres de Guillermo Cabrera Infante

[…] y es curioso que tantas cosas entren en Cuba por la boca y no solamente nos comamos el espacio, sino que comerse una mujer es acostarse con ella y comebolas y comemierda es sinónimo de idiota y comerse un cable es pasar hambre, necesidades y comecandela es un guapo de oficio y comer de la mano de alguien es dejarse domesticar por ese adversario y cuando alguien hace algo bien o alguna cosa extraordinaria, se dice que se la comió […]

 

Guillermo Cabrera Infante (Gibara, 1929-). Bajo el seudónimo de G. Caín publicó críticas de cine en el semanario Carteles. Fundador de la Cinemateca de Cuba. Director del magazine literario Lunes de Revolución. En 1960 publica el libro de cuentos Así en la paz como en la guerra.  En 1964 su novela Tres tristes tigres  es galardonada con el premio Biblioteca Breve.