Balcones

balcón en la PLaza del Ángel
Foto: Dazra Novak

Si te asomas, te juro, también puedo recitarte un poema. No te preocupes, a los vecinos aquí les encanta ese alboroto. Se pasan la vida mirando a ver quién llegó con quién, quién se fue, salió, volvió. ¿Quién es esX? Seguro aplauden al final. Si te asomas yo te canto: puedes escoger entre Vinagrito, Tal vez, la Calabacita o cualquier tema de Marta Valdés. Sigue leyendo “Balcones”

Loma del ángel

Loma del ángel-
Foto: Dazra Novak

El secreto de esta calle es el silencio. Y el silencio, aunque parezca imposible, es la voz del ángel frenando mis pasos poco antes del descenso y, al mirar adoquines abajo, la presencia del mar que me llega con cierta duda, más bien se me anuncia como una premonición. Calle inclinada en metáfora progresiva del extrañamiento. Silenciosa, amplia por una jugarreta dimensional, detenida y a la vez, en movimiento. Por esa sospecha -de que aquí pasan ciertas cosas-, me agacho un poco hasta dar rodilla en tierra, un breve salto en el estómago por esa, mi propia caída en principio irrazonable resbalando suavemente por el desnivel de los tiempos, declive feroz donde me doy de golpe contra los adoquines y mi oído juraría que hay cascos de caballos (aunque no se ven), traqueteo de carruajes (aunque ahora mismo no están aquí), agua empozada entre adoquines y un bastón que casi me arrolla justo antes de iniciado mi repliegue dado por el susto, claro, y después el alivio (mezclado con espanto) por volver a mi precaria posición inicial de siglo XXI. Siglo decadente donde, si se dibujan de nuevo los colores, es por las fachadas restauradas, los pregones modernos, el bicitaxi, el turista sentado en este café que debe costar un ojo de la cara y el guardavecinos donde han puesto a secar los trapitos de cocina. Qué alivio, dirán los que alcanzaron a ponerse en mi lugar (en mi caída, quiero decir), aunque no tanto, porque ahí es donde yo me pregunto si aquella mulata que cruzaba la calle, justo cuando me levanté del suelo, ¿no la vieron?, la de pelo abundante y ojos negros y aires criollos que venía en dirección a la iglesia, me pregunto si no sería ella la mismísima Cecilia Valdés.

Loma del ángel
Foto: Dazra Novak
Loma del ángel-Habana por dentro
Iglesia del ángel / Foto: Dazra Novak