Archivo de la categoría: El caminante

Recorrido por diversos puntos del mapa habanero, dispuesto en orden aleatorio y con la intención de mostrar un poco de lo que es hoy la ciudad.

Guardavecinos: ni tan cerca ni tan lejos

Uno de los elementos más distintivos y admirables de la rejería cubana son los guardavecinos. Estas caprichosas divisiones, aparentemente tímidas, a duras penas separan hoy balcones y vecinos tan malacostumbrados a posar indiscriminadamente el ojo sobre el otro, a la … Seguir leyendo

Publicado en El caminante, Misceláneas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Hablan las columnas

Verdadera constante del paisaje habanero son las columnas. Su función, a medio camino entre el sostén y la decoración, comenzó en el lejano XVIII. Siglo que abrió paso, entre otras cosas, al barroco colonial que se entronaría en la isla … Seguir leyendo

Publicado en El caminante, Misceláneas | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Breve paseo de estilos

Quizá por eso, porque a La Habana no le impresionó por mucho tiempo un único estilo arquitectónico, sus habitantes somos de todo un poco: alegres y trágicos, sueltos e impresionables, imparables y achantados, musicales y solemnes. Un visitante atento, al … Seguir leyendo

Publicado en El caminante, Misceláneas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Faroles habaneros

Para los primigenios habitantes de esta isla las primeras fuentes de luz fueron los cocuyos, las teas, las antorchas. Hasta que se abrieron paso, a través de la oscuridad y de los siglos, las velas de sebo o los velones … Seguir leyendo

Publicado en El caminante, Misceláneas | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Calle con árbol

¿Qué fue primero, el árbol… o la calle? Había pasado mil veces y tan rápido –se vive tan rápido desde hace un tiempo-, que nunca me animé a bajar en la parada que le queda cerca, después de la curva … Seguir leyendo

Publicado en El caminante | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

Calle 30

Me resulta curioso, considerando el no poco tráfico que la recorre, lo tranquila que es la calle 30. Podría decir, incluso, que en su estado natural prima el silencio. Sus vecinos, recogidos en casas grandes, aunque no tan alejadas de … Seguir leyendo

Publicado en El caminante | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

La Vitrola

Pues, sí, me dije, ¿por qué no regalarme un desayuno? ¿por qué no hacerme la idea, agarrar la carta, pedir una tortilla que en esta aventura se llamaría omelette au fromage? Miré a la Plaza Vieja con las gafas puestas, … Seguir leyendo

Publicado en El caminante | Etiquetado , , , , | 2 comentarios