Ruta de tapas en la Habana Vieja

ruta de tapas en la Habana Vieja
El pasado agosto de este 2018 los muchachos de alamesa (directorio de bares y restaurantes de toda Cuba, consultable tanto online como offline) lanzaron una interesante convocatoria. Los fines de semana comprendidos entre el 3 y el 26 de ese mes, varios restaurantes enclavados en la Habana más añeja estarían ofreciendo una propuesta de tapa y una copa de vino Casillero del Diablo por un precio fijo: 3 cuc.

Allá nos fuimos en medio del calor sofocante del verano habanero (la ruta contemplaba solo el vespertino horario de 3 a 7 pm), a la Ruta de Tapas. ¿Por dónde empezar sino por el punto más alejado donde la vida habanera late a pulso? Muy cerca de la Alameda de Paula, bajo las pestañas de la Iglesia de la Merced, el restaurante Jíbaro fue nuestra primera visita. Interesante, sobre todo, que las tapas mezclaran sabores cubanos en otras variantes de forma y combinación/nominación: “crema” de boniato, “daditos” de aguacate. Pero no se trataba solo del nombre o la forma, se trataba más bien del sabor, acompañado, en este caso, por una atención esmerada (la mejor de los cuatro sitios visitados esa tarde penúltima). Entusiasmados por el recorrido –y apremiados por el horario finito- nos dirigimos al Tatagua, en pleno Paseo del Prado. Algo caluroso y quizá no tan atento como el anterior, la propuesta fue nada más y nada menos que nuestra papa dulce, el sempiterno boniato en forma de timbal con añadidos ruidosos -por poco usados en este caso-, como la mantequilla, el vinagre balsámico y la miel, demostrando que hay sabores que pueden ser más si nos ponemos creativos. El tercero, el restaurante Tabarish ubicado en la calle O´Reilly esquina Villegas, junto a la galería El Ojo del ciclón, nos sirvió –con algo de tardanza como si fueran los meseros los que hubieran bebido en lugar de nosotros– un chupito de smetana con guacamole y caviar y ropa vieja con el curioso nombre Habana-Moscú (deliciosa e inolvidable combinación. El mejor sabor de los cuatro que intentamos ese día). Pero hay algo que no les he dicho: La Ruta de Tapas también era un concurso, o varios. Los restaurantes competían por la mejor tapa usando un suelto que los consumidores debíamos llenar con calificaciones que medían presentación, sabor y originalidad. ¡Y también los consumidores podíamos competir por la mejor foto “tapeando”! Como se imaginarán, llegado este punto, ya el vino había hecho lo suyo –que no era poco si tomamos en cuenta que el calor siempre sube dos rayitas a lo que sea que estemos experimentando–, y ahí fuimos nosotros los que nos pusimos creativos. En la bodega frente al Tabarish una vecina subía la jabita hacia su balcón y ahí colgamos la Ruta, nuestra Ruta de Tapas a lo cubano. ¿Qué mejor lugar que una jabita que sube y sube con algún mandado hasta el primer piso para no tener que bajar las escaleras con este calor donde una señora nos agarra en el brinco y nos pide 1 cuc por la foto?  No. No tuvimos suerte y ganaron el concurso nuestros vecinos (la Ruta de Tapas se convirtió en Ruta de Amigos cuando nos tropezamos a mucha gente buena que hacía rato no veíamos ), los que estaban en la mesa de al lado que mataron al Casillero entre todos. Luego esa tarde vi llover, vi gente correr a guarecerse en cualquier lado y como nos quedaban unos minutos para las 7 pm nos fuimos a Más Habana. En medio de mi protesta, claro, porque la tapa era de calamar, y a mí el calamar no me gusta y como ya era la cuarta copa de vino más el calor más La Habana más sus calles estrechas más la gente corriendo, pues… me la comí. Tan rápido y tanto me gustó que olvidé tirar la foto de la tapa y del lugar. Solo atiné a fotografiar este plato vacío pensando que si los muchachos de alamesa vuelven a inventar otra cosa taposa de estas me pondré las pilas y recorreré todos los restaurantes. No los ocho que hacían falta para ganar el otro concurso (el de las cajas y botellas de Casillero, tatuajes, cenas, pullóveres, bolsas y otros), sino toditos los once restaurantes de la Habana Vieja que entraron en el recorrido, con todo y calamares.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s