Calle 30

calle 30
Foto: Dazra Novak

Me resulta curioso, considerando el no poco tráfico que la recorre, lo tranquila que es la calle 30. Podría decir, incluso, que en su estado natural prima el silencio. Sus vecinos, recogidos en casas grandes, aunque no tan alejadas de la acera, ni siquiera se asoman como en otros barrios a mirarnos a los transeúntes, qué hacemos, cuánto tiempo nos quedamos parados delante admirando este o aquel portal, este o aquel balcón que a lo sumo se elevará tres metros por sobre una calle donde no abundan edificios demasiado altos. En el breve tramo entre las avenidas 31 y 19, hacia abajo, la sombra acompaña, y se agradece. Rumbo a Miramar se puede cortar camino por estas aceras, mucho más estrechas que las de las arterias adyacentes, y que tras una curva radical la hacen saltar desde la 19 a la 7ma avenida. Casas con saludables jardines y no menos rejas, incluida aquella donde solíamos comprar en nuestra adolescencia un vino casero que me pregunto si seguirán vendiendo con etiqueta y todo, vieja pescadería de la que solo queda la herrumbrosa estructura metálica, la gasolinera, una hamburguesería –nuevo negocio que al parecer quebró, a juzgar por el desmantelamiento-, y mucha soledad. Eso, la 30 siempre me ha parecido una calle muy solitaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s