Paradas necesarias

edificios de la calle Infanta, La Habana

Foto: Dazra Novak

Hagamos un alto, una parada. Preguntémonos si realmente estamos viendo lo que corresponde, y eso sería, en cualquier caso: la vida. Pasa que generalmente los ojos se quedan varados en las columnas sucias, la enredadera de cables y balcones y cuarterías y tendederas, en los restos de anuncios pegados, la gente que lanza improperios/ piropos cochinos o se la pasa sentada mirando/vendiendo cualquier cosa para sobrevivir… pañitos de cocina, discos, jabitas, baterías, inciensos, fosforeras (¿pa´ qué más candela?, llegué a preguntar una vez para luego arrepentirme). Casi nunca miramos las caras de los que esperan la guagua. Casi nunca preguntamos, de verdad, por la vida del otro. Vemos –y no vemos- las plantas creciendo caprichosamente desde los aleros, y las rajaduras de los arquitrabes y el derrumbe inminente y nos espantamos –sin que se note mucho el espanto- (nos espantamos de la zona donde vive el otro mientras el otro, por su lado, se espanta de la nuestra). Nos fijamos más en el moho y falta de pintura de las paredes, que en la existencia que transcurre entre ellas acomodada en el paso del tiempo, persistente ante el calor y las contrariedades, inevitable-frágil-tan-llena-de-posibilidades como suele ser la vida misma. Para esto sirven las paradas: hagamos una alto, raspemos la pintura con la cuchillita de los ojos para ver qué hay debajo y entonces, cuando veamos lo que corresponde: ayudemos al ciego a cruzar.

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en Misceláneas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Paradas necesarias

  1. Hilda Capalon dijo:

    Esa esquina me encantaba tan bulliciosa y bonita Infanta y San Rafael pasar y ver los pajaritos en su gran pajarera, las gentes en cola sin cola gritas dame una de queso, una de jamon,una hawayana, a la senora q salia a su balcon y lanzaba las pizzas en una jaba de yarey a traves de una soga eran las pizzas mas famosas de todo aquello, y las mas rapidas quien no resolvia su comida del domingo con ir a esa esquina, o su almuerzo corriendo de entre semanas, Y luego resolvia con un dinerito verde en la esquina en la TRD un refresco y ya estabas hecho. Pero cuando se llevaron los pajaros que triste quedo la esquina y luego no habia ya tampoco las pizzas la equina se apago. Ojala algun dia volvieran los pajaros y esos tiempos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s