Santa Catalina

Santa Catalina
Foto: Dazra Novak

Apenas he recorrido unas cinco veces –quizá menos- esta calle. Y siempre me provoca lo mismo: esa sensación de pisar terreno desconocido y a la misma vez familiar, como si una parte de mí –tan familiar como desconocida- hubiera desandado, varias vidas atrás, estas aceras con sus verjas enanas y sus casas hermosas y el andar lento de sus caminantes. ¿Caminantes? si algo se ha repetido por estas calles –en esas cinco veces- ha sido la escasez de transeúntes y mucho sol. ¿Casualidad? ¿momento del día? ¿época del año? ¿Cómo será cuando va cayendo la tarde, cuando va levantando el día? ¿cómo será el invierno bajo estos árboles, custodios incansables del asfalto? ¿será aún más triste el aguacero? ¿cómo será extrañarla si un buen día no se la viera más? Esa esquina del Fiore es famosa, me dicen. Por eso la miro, pero no entiendo, a mí no me dice nada. Y eso es justamente lo que más me entristece de las calles desconocidas, nunca sabré lo que pudo –pude- haber sido. Lo que más me alegra, en cambio, es todo lo nuevo que podría pasarme de un momento a otro en cualquiera de estas esquinas, según se las mire, según se las recorra, según la disposición a encontrar, al menos, un atisbo de lo que guardan.

Anuncios

4 Replies to “Santa Catalina”

  1. Hola Dazra
    La Habana me hace imaginar la tierra de Nunca Jamás, pero donde el paso del tiempo nos vuelve a la realidad.

    ¿O no será la Habana, sino tus fotos con ese cierto encanto de una dama vieja?

    Apenas lo comencé a leer y ver las fotos, inmediatamente me vino al recuerdo esta canción.

    ¨He llegado hasta tu casa—
    ¡yo no sé cómo he podido!
    Si me han dicho que no estás,
    que ya nunca volverás,
    si me han dicho que te has ido.

    ¡Cuánta nieve hay en mi alma!
    ¡Qué silencio hay en tu puerta!
    Al llegar hasta el umbral,
    un candado de dolor
    me detuvo el corazón.

    Nada, nada queda
    en tu casa natal
    sólo telarañas que teje el yuyal.
    El rosal tampoco existe
    y es seguro que se ha muerto al irte tú…
    ¡Todo es una cruz!

    Nada, nada más que tristeza y quietud,
    nadie que me diga si vives aún…
    ¿Dónde estás, para decirte
    que hoy he vuelto arrepentido
    a buscar tu amor?

    Cariños

    Rubén Ardosain

  2. Hola Dazra, me gusto mucho este post, y realmente he pasado muchas veces por Santa Catalina y es sorprendente lo vacia que esta siempre de carros y gente. Algo si te puedo asegurar, y es que es muy concurrida cuando hay feria 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s