Del Comodoro al Coney Island

Foto: Dazra Novak
Foto: Dazra Novak

Este pequeño tramo, desde el hotel Comodoro hasta La isla del Coco –isla a la que todos siguen llamando Coney Island-, me queda como un traje apretado. Me parece que el auto que viene de frente impactará sin más remedio la velocidad que lleva el mío. No cierro los ojos -de pura casualidad-, pero sí aguanto la respiración, mas siento la pequeña distancia que separa al sentido contrario del posible vuelco ocasional de mi vida. Recuerdo brevemente la Casa Central de las FAR, a donde intentábamos colarnos como mismo no lo lográbamos ni en el Fontán, ni en la Concha, porque éramos adolescentes y cuando aquello no sabíamos que los adolescentes nunca pasan desapercibidos. Nunca. Porque sé por dónde viene, lo que se le puede ocurrir y lo que no le pasa por la mente a esta callecita no crecida que va de hoteles y paradas de ómnibus repletos de gente a la espera, pero insiste con pequeños parterres y su yerbita chamuscada. Pizzas a bajo costo cuyo olor de queso mortifica, larga espera de guaguas, y taxis de diez pesos que se roban la senda que no les corresponde… casas y bares nuevos y bicicletas imprudentes y gente como asfixiada capaz de cualquier cosa –cualquier cosa- por ir a refrescarse en el mar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s