Café Fortuna cambió de casa

Cafe Fortuna
Foto: Dazra Novak

El Café Fortuna ha mudado su casa para la calle 1ra, esquina 24, Playa. Desde hace un tiempo ha rearmado caprichosamente sus pequeños escondrijos para tomar café (y otras bebidas), ahora jugando a sus anchas en un espacio mucho más amplio, como siempre, gozando de lo lindo como el work in progress que siempre ha sido. Si hoy nos encontramos una bañadera nueva, mañana un coche nos hace preguntarnos ¿cómo lo pusieron ahí? Un colchón suspendido sobre nuestras cabezas, el Empire State Building custodiando el bar, las viejas máquinas de coser y un pequeño almendrón disponible para dos. Si se mira atentamente se encuentra más: palos de golf, cámaras fotográficas, una bata de baño, ¿con qué periódico forraron..?, me pregunto qué tesoros habrá guardado este baúl, ¿de qué año es ese teléfono? Más cálido, más frío, abierto, íntimo o como si fuera la sala de una vieja casa de los cincuenta, así se van repartiendo los coloridos espacios para que uno elija –según la compañía-, qué momento se desea tener. Si se sale al estrecho balcón-terraza nos espera un botecito con sombrilla, una brisa deliciosa que sube desde el mar, y siempre la sombra. Recomiendo esas mesitas en la tarde, sí, especialmente en la tarde.

Anuncios