Fragmento de vuelo sobre mapa habanero

vista ciudad desde el Focsa

Foto: Beatriz Verde Limón

Es bueno a veces cambiar la perspectiva. Si es duro, difícil o imposible mirar a las cosas de frente, puede ser de gran ayuda buscar otro ángulo: invertir las polaridades, alzar el vuelo. Y mirarlo todo desde arriba. ¿Cuánto tiempo les llevó reconocer este pequeño trozo de la Habana? ¿Acaso este tramo no ha sido recorrido hasta el cansancio, hasta conocerlo de memoria? Y si lo sabemos tan de memoria, ¿por qué nos demoramos en reconocerlo? Porque nunca se llega a capturar las cosas tan a fondo: siempre hay una sorpresa escondida en algún lado esperando a que miremos con los ojos necesarios, los ojos admirados, los ojos aventureros. Es este apenas un pedacito del trazado caprichoso que juega a ubicarnos entre números y letras, con calles que recorren caprichosos ángulos que tantas veces no son rectos (para untarle al mapa algo de diversión), y para que nos desubiquemos de vez en cuando. Luego de ese reencuentro con la calle perdida conviene preguntarse: ¿es este realmente el camino que quiero recorrer?  Así se ve desde el edificio Focsa, como una ciudad de juguete, como esas maquetas de la localidad que hacíamos en la escuela para aprendernos calles, casas, parques y teatros de memoria, para que se sembrara en nuestra memoria limpia como una pizarra sin manchas, la piel de la ciudad.

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en El caminante y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Fragmento de vuelo sobre mapa habanero

  1. …. “limpia como una pizarra sin manchas, la piel de la ciudad.” Eso es Dazra, terminando una descripción bellísima, con palabras listas y graciosas. Me da risas leerlo, y creo que tiene razón ella. Me gusta irme al restaurante allí arriba al menos una vez durante mis estancias en la Habana.

  2. De lejos miramos con la imaginación ; La cercanía modifica las cosas.
    Conclusión: Mantener las distancias mejora la calidad de vida.
    Cariños
    Rubén Ardosain

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s