Allí donde se unen el río y el mar

río y mar

Foto: Dazra Novak

Esta foto la tiré una tarde en que merodeaba por la ciudad sin rumbo fijo y auscultaba transeúntes, edificios, había pasado yo antes por el bosquecito de pinos y así llegué a esta orilla donde se unen el río y el mar: sin planificarlo. A las puertas del Río Club (El Jhonny) bajé hacia la parte del parqueo donde se acumulan cientos de bolsas de basura manchando la orilla, allí donde unos muchachos intentaban rescatar una balsa medio hundida en las aguas infectas del río y un hombre nos miraba, impávido, sentado sobre unos trozos de madera que quizás, en algún tiempo lejano, resolvían las amarras de algún botecito de pescadores. Pero hoy ya no. A la izquierda, más adelante, la terraza de la paladar Río mar soltaba el eco en sordina de una música pop para adornarle el ambiente a sus comensales. A la derecha, las casuchas seguían anunciando esa pobreza triste que baja con el último aliento de un río contaminado, hasta la esperanza de limpiarse en esa bondad del mar -cuando el mar es bondadoso porque no trae tormenta. Pero esto que les cuento, como ven, no sale en la foto. Esta es, en verdad, la foto de mi deseo: un cielo limpio, edificios en cruce de tiempos con el verde a sus pies, aguas tranquilas corriendo a limpiarse los pecados –el perdón aquí se da por hecho-, dos botes que se saludan mientras aguardan el arribo de los peces. Yo sé, conseguir que un pez muerda el anzuelo no es solo cuestión de suerte, hay que saber esperar, a veces dar cordel o todo lo contrario, hay que aguantar que el sol castigue el rostro y el agua te salpique. ¿De qué otra manera conseguiríamos que lo conseguido tenga sabor a triunfo? Las metas, en la vida, nadan como los peces.

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en El caminante y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Allí donde se unen el río y el mar

  1. Hola Dazra
    Mi imaginación ve una cierta crítica al régimen, bastante edulcorada y escondida en la bucólica descripción del momento.
    Pero dijiste bien, tu foto no es una foto, tu foto es tu deseo de como debiera ser.
    En mi imaginación siento que son cosas que te duelen o desagradan, o tal vez te atormenten, dado lo delicado que muestra ser tu espíritu, presentido a través de tus narraciones.
    Supongo que puede ser solo mi imaginación.
    Aquí llueve a cantaros, y los días grises, grises como mis ojos cuando se ponen grises para no desentonar, me mueven un poco a ensueñar.
    Me pregunto si esperás cosas nuevas para el año por venir, tu tierra parece contradecir las leyes de la Termodinámica ; El país de nunca jamás.
    Cariños y buenos deseos.
    Rubén Ardosain

    • dazranovak dijo:

      Hola Rubén, sí, espero cosas buenas, por eso escribo este blog, y aunque la tierra perfecta no existe, siempre espero cosas buenas. Usted lo ha dicho, mi espíritu es delicado! Saludos

  2. Pingback: Calle 1ra | Habana por dentro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s