Lacret

calle Lacret

Calle Lacret / Foto: Dazra Novak

Explorar una calle, aunque no lo parezca, es una aventura. Recorrer una calle desconocida, aunque no lo percibamos así, es también una iniciación. Y sin embargo pasa que, una vez llegado, solo le prestamos atención al punto de referencia que se nos dio, al edificio más grande o aquel otro cuyo color resalta con respecto a los demás. Llevamos en la cabeza una señal o particularidad de la calle y hasta dar con ella no pensamos, no miramos, no retenemos otra cosa. También porque lo otro nos estorbaría mucho para encontrar el camino de la segunda vez, o quizás es la manera más segura de poder regresar sobre nuestros pasos sin perdernos. Recorrer una calle nueva, no sé si se han percatado, es como visitar la casa de alguien, enterarnos de cómo vive sus días y sus noches, las licencias que se otorga en cuestiones de comodidad, si sus vecinos son curiosos y los espacios disponibles han sido aprovechados al máximo. ¿Hay zonas descuidadas? ¿Está pidiendo a gritos una pinturita, una barridita? ¿Cómo se han repartido los espacios? ¿Será un lugar seguro tomando en cuenta la ausencia de rejas? Por lo general no nos detenemos a pensar en ello, pero nuestro cuerpo siente de inmediato si el barrio es seguro, bullanguero o silencioso, sabemos, incluso, si el tráfico en la noche no nos dejará dormir, si es una calle despreciada por aquello de que solo sirve de puente para-llegar-al-otro-lado-no-más. ¿Adónde me llevará esta calle?, me gusta preguntar para mis adentros, aunque sepa –porque me han dicho-, que atraviesa brevemente Mayía Rodríguez y más adelante pisa las faldas de la Loma de Chaple, que llegará a la Calzada de 10 de Octubre y me otorgará el placer de imaginarla a mi antojo de ahí en adelante. Da igual si existe o no, como pasa con todas las cosas que nadie me ha venido a contar, yo me las invento.

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en El caminante y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lacret

  1. Cesar Rodriguez dijo:

    Te leo Dazra, siempre te leo, aunque pocas veces comento. A veces se me juntan varios post sin abrir tu blog, pero despues los leo todos juntos. Lo que no me gusta es que no hayan comentarios. Este de Lacret es una mas de tus joyas.
    Contigo descubri que soy un poco masoquista, porque cada vez que te leo me queda una sensacion de angustia que me hace pensar: ¡Cuanto extraño a mi Habana!

    • dazranovak dijo:

      Bueno César, a lo mejor es la nostalgia que pesa y quizás entren, lean, extrañen/duela y con la misma salgan. El recuerdo tiene dos caminos, ya sabes. Me alegra saber que te llegas por estas páginas con frecuencia. Saludos desde nuestra Habana 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s