Loma de Chaple

Loma de Chaple
Foto: Dazra Novak

Lo que más me impresionó de la Loma de Chaple no fue la vista, ni la altura, ni esas casas con los pies literalmente colgando junto a la ladera con todas las posibilidades de que, un amanecer de estos, ocurra sin más el deslizamiento. O quizás sí me impresionó, pero no tanto como las mansiones: inmensas, solemnes, calladas, poderosas. Cada vez que veo una casa así me imagino los muebles antiguos, los sótanos, los secretos y sobre todo, las gavetas. Daría cualquier cosa por hurgar en todas esas gavetas. Algunas callecitas de la loma emanan ese aliento de puro misterio, de cosa no dicha, otras, me miran curiosas a-qué-tanta-foto (ajenas a los tiempos gloriosos que se vivieron aquí). Como si fuera normal tanta mansión soberbia, tantos techos apuntalados y mirando hacia arriba, como si no bastara con esta altura que se empina por encima de las demás casas que reposan, más abajo, en la otrora Calzada de Jesús del Monte. Es silenciosa la loma, y recogida en su vida alcurniosa (a destiempo). Se nota que algunos se han hecho con grandes tesoros aquí (no son casas de más de cinco cuartos, son siglos los que se compran y venden) y cambian colores de fachadas, remodelan balcones, echan abajo telarañas, borran la historia con nuevos presupuestos.

Anuncios

5 Replies to “Loma de Chaple”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s