Calle Zapata

calle Zapata
Foto: Dazra Novak

Me resultan atractivos sus misterios y sus curvas, pero le guardo cierta reserva. Cuando parece que se va por la derecha resulta que no, ha cambiado de idea y entonces me lleva por la izquierda, o viceversa. Peligrosa, con ese brillo en los ojos. Agazapada, esperando para saltar. Nunca sé por dónde viene, por dónde me lleva esta calle que primero tiene muchos árboles y de pronto se desnuda, eso, como una amante desesperada. Al atardecer, le nacen zonas de sombra como si un manto de niebla se hubiera tragado La Habana entera. ¿Será? Vuelvo a abrir los ojos, falsa alarma. Para una calle tan sobria y pacífica me inquieta esa confluencia en ella de Hospital Fajardo, estación de policía y por si fuera poco, unas cuadras más adelante, el cementerio Colón. Para qué mentirles, ninguno de los tres me da buena espina. Tan sospechosa la calle Zapata con aceras estrechas y tan poca gente caminándola. La verdad, evito recorrerla a pie, a menos que sea estrictamente necesario. A menos que deba cruzarla, por fuerza, para llegar a la terminal de ómnibus, al edificio de la Juan Marinello, a la avenida Boyeros. Por eso quizás nunca antes había reparado en estas flores amarillas allí donde se cruza con la avenida Paseo, ¿será que de verdad, cuando la recorro, voy con los ojos cerrados?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s