Miniguía cubana para turistas

cocotaxi
Foto: Dazra Novak

Le dije que primero caminara, que hablara con la gente, que sintiera el sol quemándole la piel, que probara, sí, el ron Havana Club y el tabaco Cohíba pero también el helado Coppelia, la raspadura y los nueve kilómetros de malecón un fin de semana. Los tamales, los tostones, un toque de santo y los almendrones. Le dije que conociera la calle Obispo, pero después se colara por las entrecalles y mirara los balcones, los solares y los adoquines, que invitara a la muchacha (o al muchacho) a salir, pero no dejara de bailar con los zanqueros, que no dejara de escuchar, mínimo, un bolero. Es verdad, mojito en la Bodeguita del Medio y daiquirí en el Floridita, pero una de las cosas más hermosas es auscultar un pedazo de roca de la muralla, mirar La Habana desde el Morro y más que intentar (porque no le va a salir como a nosotros) un pasillo de salsa, sentir la música cubana, eso, sentir la música cubana bien adentro. Le dije que la calle G, la escalinata de la Universidad, la película Fresa y Chocolate y los temas viejos de los Van van. Dije Prado, calle 23, el cementerio Colón, calle Monte, San Lázaro a media mañana. Un mango que chorrea hasta los codos, una taza de café Serrano y la novela Los pasos perdidos, de Carpentier. El banco de Lennon, las obras escogidas de Martí y la hora de Lola sobre la yerbita de un parque, en una playa, jugando dominó en algún portal. Le dije que después de lo que ustedes tuvieran para añadir a esta lista entonces y solo entonces podría subirse en el cocotaxi, y mirar.

Anuncios

10 Replies to “Miniguía cubana para turistas”

  1. Camaguey, Varadero, Santiago, carnavales, mojarse en un aguacero. Pan con timba, un tarde en la casa de cualquier tia a tomar cafe. Me has puesto mal. Gracias!

  2. Acabo de regresar de la isla e hice casi todo. También disfruté hasta casi el llando (tuve que cambiar la bucanero por un ron bien fuerte) a Ivette Cepeda en El Telégrafo, gracias a conocerla en este blog y… vi “Conducta” en Santiago y hable con cubanas y cubanos de este filme que moviliza; amanecí en el malecón de Baracoa; aluciné con el cocorucho y la negritud de Oriente; me enamoré de cada pionerita y pionerito con quien hablamos en plazas y solares. No entré al Floridita e huí de los complacientes “Chan Chan” y “Hasta siempre”. Fui al Ojo del ciclón también gracias a ti, y tomé un café único preparado por Leo D’ Lázaro y me embragué con su torbellina cabeza. Qué lugares. Qué gentes. Qué colores y sabores. Qué música. Cuba no tiene igual… y, claro, me prometí que antes de regresar tengo que tomar clases de salsa. Gracias por tus crónicas.

  3. Regresé de Cuba el domingo y la amé. Leer tu artículo puso una sonrisa en mi cara…hice todo esto y más. Conocí gente hermosa, hice cola con el resto de los cubanos para ver “Conducta” en el Yara (me alegro de haberla visto un día antes de partir, no hubiese entendido las bromas y otras ideas planteadas muy de ustedes si la hubiese visto a mi llegada), me puse morena paseando por el Malecón y bañandome en la playa. La próxima vez regreso por más tiempo. 🙂

  4. Voy a La Habana el próximo 17 de abril, buscando información de que hacer, conocer, disfrutar,… encontré este blog (gracias) prometo hacer casi todo pues bailar no se me da. Claro que me tomare uno o varios daiquiris / mojitos y espero perderme entre sus calles esas que no estan en ninguna guia turistica y comer al lado de cualquier personaje de la isla y mejor aun, como me entero de si hay partido de beisbol? y como adquiero boletos?

    Tal vez saliendo del beisbol pueda subirme a un cocotaxi (aunque no baile)

    1. Gustavo, ya no habrá partido, Industriales perdió frente a Pinar del Río! Pero bueno, el Floridita se mantiene, el Morro, el Malecón! La calle G con los rockeros los fines de semana, los autos americanos viejos, el Coppelia, hay un cafecito muy acogedor que se llama Mamainé en la calle L entre 15 y 17, zona del Vedado, y tiene unos desayunos deliciosos! Bienvenido a la Habana

  5. Misión Cumplida…. en su mayoria…. recien regrese de Cuba, y la Ame profundamente. Leer tu artículo dibujo una sonrisa en mi cara …y evoco el inmenso y placentero disfrute siento al caminar el malecon, la tibiesa del aire, los azules del cielo, las chispistas salpicando mi cara, la tibiesa del sol sobre mi piel, hice mucho de lo que mencionas y más….. pero nunca es suficiente, por eso pienso regresar….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s