Amaneciendo, 14 de febrero

mensaje en una servilleta

Foto: Dazra Novak

Este 14 de febrero pasado amanecí en una sala de hospital. A mi mamá, nuestra Juana, la operaron el día anterior. El acompañante de una viejita –también operada- a nuestro lado, un militar muy serio él, amablemente me preguntó cómo estaba mi mamá y le respondí: todo salió bien, gracias. Debo confesar que me sorprendió la limpieza de la sala, la privacidad (solo tres camas), con butacones nuevos (aunque no tan cómodos) para los que yo me había preparado desde lo peor y sin embargo, no fue tan así. Las enfermeras se mostraron amables y de reacción rápida ante los pedidos de “seño, se terminó el suero” o “hace falta inyectar porque ella tiene dolor”. Si bien la pila del baño chorreaba todo el tiempo, nada grave, por lo menos había agua. Siempre hubo su cucarachita ambulante haciendo de las suyas por sobre las mesitas auxiliares, nada grave, nada que no se pudiera arreglar con un chancletazo. A las diez de la noche se asomó un hombre y anunció a viva voz (como si fueran las tres de la tarde): ¡galletica dulce! ¡vamos, coge tu merienda aquí! ¡tukola y pan con jamón! Claro que se despertaron las pacientes, claro que nos desperezamos las acompañantes. Claro que maldije su intromisión y completa falta de tacto, pero si yo gritaba iba a ser peor y además se fue como mismo había llegado, como un fantasma—intruso-vendedor-ambulante. Amanecí como un garabato de persona tirado sobre un butacón, pero tranquila porque Juana se sentía mucho mejor. Cuando regresábamos de la correspondiente revisión en la salita de curaciones, con los pies listos para irnos a casa, ya la viejita no estaba ni el militar tampoco y sobre la mesa auxiliar, junto a las jabas y bolsos, esta servilleta me recordaba que era el día del amor y la amistad y que, hasta en los más insospechados lugares, uno puede encontrar a alguien. Él no lo sabe, pero yo le agradezco. Era la primera felicitación de mi día, y me hizo sonreír.

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en Misceláneas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Amaneciendo, 14 de febrero

  1. uno_ahí dijo:

    Felicidades!!!
    Que tu “Juana” siga mejorando y que Carlos Varela te halla dado una noche especial…

  2. jajajaja, qué cosa más linda. La vida es así de tremenda. Un beso grande (sí, ya estoy de vuelta).
    R

  3. Yanita dijo:

    Casualmente estaba leyendo un artículo de otro blog, apareció el link hacia este y el título por romántica quizás me atrajo….y me encantó!
    Pleno mediodía, con hambrita, en un laboratorio lleno de ingenieros informáticos con audífonos trabajando y me sacó una sonrisa!

  4. Beatriz García dijo:

    Maravillosa sorpresa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s