Cojímar

Calle Candelaria, Cojímar

Calle Candelaria, Cojímar / Foto: Dazra Novak

Nací en Cojímar. En esta callecita que sale al bar La Terraza, adonde Hemingway se sentaba a hablar con el viejo. En mi pequeña casita no había mucho lugar, pero cuando yo nací todos se pusieron alegres. Yo tuve una abuela postiza que me cantaba décimas y me picaba en rueditas el plátano fruta para servirlas sobre los frijoles negros colados. Mi televisor era una maravilla en blanco y negro. Corrí y me jalaron las orejas por sobre los muros que limitan a aquella edificación inmensa que conocíamos como la Quinta Aguada, una casona vieja -frente por frente a mi puerta- que hoy tiene más de cien años y se está cayendo a pedazos. Entre el romerillo que siempre le creció tanto salvaje como silvestre, me inventé todo tipo de historias de tesoros y piratas y jugué a los escondidos entre los recovecos naturales de sus muros. Por las escaleritas junto a La Terraza bajaba a tirarle piedritas al agua con olor a pescado de la bahía. En el malecón me bañé tantas veces y recogí piedras y observé el mar. Desde ese mismo malecón, años después, en otra visita como esta, vi las balsas luchando contra las olas, metiéndose más y más adentro del mar, sin pensar que ese mar también podía ser la muerte. Me hicieron historias de la gente que vivió en el torreón, de la pesca de la aguja, del muelle y sus pescadores. Cojímar hoy luce algunas de sus zonas descoloridas y roídas por ese salitre constante, otras, lucen renovadas por negocios privados que ofrecen comidas, souvenirs, música callejera. Pero mi calle sigue siendo tranquila, sigue oliendo a aire limpio y a sol, sigue con ese cielo amplio robándose el horizonte y haciéndome pensar que todo es posible, todo.

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en El caminante y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Cojímar

  1. César dijo:

    Felicidades por la entrada. Me trajo muchos recuerdos. Allí mi madre nos llevaba de niños a mi y los cincos hermanos en una guagua. ¡Qué recuerdos!

  2. hola es muy bueno tu blog, me agrada como descubres los distintos rincones y los decribes con cariño pero apegada a la realidad
    saludos de Chile
    Juan

  3. Julio César dijo:

    Impresionado, me gustó mucho el texto, felicidades, hoy descubrí un rincón de La Habana desconocido para mi. Saludos y gracias

  4. jja dijo:

    Que bueno llegar a un lugar así cuando uno más lo necesita. Gracias Dazra, por llevarme de vuelta, al calor de esa gente, a ese sol, a ese mar. Vamos a darnos un chapuzón en el Claro de Luna un ratico ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s