Cubano regañón

señora con sombrilla en el malecón
Foto: Beatriz Verde Limón

El cubano es regañón por naturaleza, digan si no es así. Como que vivimos en ese concepto de “gran casa” la mayoría de los cubanos se sienten con derecho tanto a educarte como a regañarte. Cuántas veces no hemos escuchado a una señora darle consejos a una madre joven, “no subas al niño en el muro que se te va a caer”, “tápale la carita que le va dando el sol”, “mi´jita, no le des sereno que se te va a resfriar”. Claro que siempre hay alguna madre (sobre todo de las más jóvenes) que responde visiblemente molesta “nadie se lo preguntó, señora”. Quizás por esto último es que hay gente regañona, del tipo “mira para eso, si fuera hijo mío”, o “tú lo que tienes que hacer, óyeme bien, es echar pa´lante tu vida porque ese matrimonio dio lo que iba a dar, si vuelves con él flor amarilla, flor colorá”. A uno a veces lo regañan hasta con la mirada, con un meneo negativo de cabeza, con un huevo frito, con un dedo enhiesto que señala nuestra cabeza como ese núcleo donde orbita nuestro verdadero problema. El regañón (o la regañona) parece incluso disfrutar de su propio discurso, a medida que avanza va encontrando, mientras sube el volumen, más y más argumentos para su regaño escudado tras el “más sabe el diablo por viejo que por diablo”. Sinceramente, lejos de molestarme, a mí me dan gracia esos regaños. Quizás porque en otras ciudades (países) nadie te mira, nadie te habla desconocido, nadie te ayuda a levantar si te caes en la acera. Mejor que me regañen, mejor que me señalen con el dedo, mejor.

Anuncios

2 Replies to “Cubano regañón”

  1. Recuerdo una viejita cubana que me dice que debo poner los calcetines en los pies de mi bebé, porque ‘la enfermedad entra por los pies “. Me sentí irritación inmensa (Aparte de cualquier otra cosa, de dónde sacó su información médica superior?), sobre todo cuando mi marido (Cubano) dice que yo debería sentirme agradecido con ella porque ella estaba tratando de ayudar. Yo no lo creo – creo que en parte, sólo le gustaba oír sus opiniones en voz alta. Pero también es como usted dice parte de la característica nacional cubano de cuidar. No creo que hay muchos países donde la gente no le ayudaría más si usted se cayó, sin embargo. Yo vivo en Londres, donde nadie quiso comentar si tienes tan gordo como el hombre Michelín. pero seguirían ayudarle a levantarse del suelo. Carácter diferente, diferente sabor. Así que seguimos luchando con la diferencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s