Pollo por pescado

números de la charada

Foto: Dazra Novak

El viejo Amancio miró la cola de la bodega (29, 36) y, con la paciencia acumulada en tantos años, pidió el último, chupó el cabo de tabaco (46) y entrecerró los ojos al exhalar el humo (46). Olivares acababa de contarle el sueño (7,54,87) que había tenido donde las tres putas (12) lo tiraban para la cama (57,76), pero era la puta vieja (96) quien le quitaba la camisa (11,35,89). Aunque él no se dejaba pues era la misma puta de su juventud ahora vieja en el sueño, pero él no, él en el sueño (7,54,87) volvía a ser un hombre joven y tenía otra vez la esperanza (2) de volverse un hombre rico (36) con un golpe de suerte (5). Durante toda su vida lo único que necesitó verdaderamente fue eso: sacarse un numerito (33, 35) para poder vivir como Dios manda, con una mujer santa (12, 96), casa grande (78), carro (9, 38), comida (65, 80, 92). “Para eso hay que aprender a leer las señales, viejo, estar siempre alertas”, insistió Olivares y Amancio reparó en que el sueño no lo había tenido él, pero aún así le gustaba el 3 para hoy, y estaban ya en la cola cuando marcó la pendenciera (95) del barrio quien por demás es mulata (15) y le gritó a alguien: “¡Loca, si supieras de lo que me enteré! ¡Tremendo chisme (4,22) con policía (20, 50) y tó!” A Amancio solo le quedaba este billete (76, 77) de tres pesos, pero en eso pasó Rufino el bolitero y fue una señal tan clara que Amancio le pidió prestado el mochito de lápiz (86), rasgó el forro de la libreta de abastecimiento y ahí mismo anotó sus tres números. Una copia para Rufino y otra para él. Tres números, tres pesos, tres putas en el sueño eran demasiada coincidencia y además este pollo (6) que en realidad no es pollo, es pescado (1) ¡y eso quién no lo sabe en este país! ¡Es una señal clarísima!

PD. Caballero… cualquier semejanza entre estos personajes y la vida real es pura coincidencia.

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en Almacén de idiosincrasia, Misceláneas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pollo por pescado

  1. Pingback: ¿Quién entiende a un cubano… cuando habla en cubano? | Habana por dentro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s