Cotorro

transporte público Mayabeque
Foto: Dazra Novak

Yo no conozco la Habana nada. Me doy cuenta sobre todo cuando los almendrones trazan otra ruta (larguísima) y llegan a costar hasta veinte pesos de un viaje que comienza en el parque de la Fraternidad. El paisaje cambia. Se aplacan los ruidos. El verde (la tierra) se hace presente tomando posesión a los lados del camino, las casas –ahora mansas- bajan a ras de suelo, la gente anda en bicicleta, se saluda con un gesto de la mano todas las mañanas y es como si supieran todo de la vida del otro –y al otro no le importa demasiado porque no hay nada que esconder-, a veces no hay aceras mas poco importa, un gallo canta y la tierra emana ese olor limpio como agradeciendo la vegetación, las casas se fabrican “a la medida de las posibilidades”, acaso buscando lo que hace falta para vivir tranquilos mientras el carretón de caballos pasa recogiendo la basura y sorteando los baches que deja una reparación general de tuberías que al parecer no terminará nunca. Los muchachos saltan sobre los huecos y se van a jugar a la pelota. En el Cotorro la gente respira lento, sonríen pacíficos y cordiales, cada dos pasos la gente se (re)conoce y responde amable cualquier pregunta del visitante. Mientras espero en el parque del centro, frente a la iglesia, siento que voy felizmente perdiendo ese ritmo acelerado de la Habana Vieja, presiento que este lugar que ha visto pasar generales y huelgas y caravana de la libertad, ha sabido firmar la paz, su paz. Entro a la iglesia y un señor me recibe, responde mis preguntas, baja las cortinas para que luzca bien la foto que tiro al altar de San Pedro.

Anuncios

5 Replies to “Cotorro”

  1. Alguien me dijo… (dicen…) que 80 % de las personas permanecen de por vida viviendo en el Cotorro y que aman hacer sus vidas ahí, tener sus trabajos ahí y realizar sus salidas ahí… dicen… Yo le pregunté a otro alguien para confirmar, una muchacha que vive en san Francisco, y me dijo que 80 % no, que en realidad es 90 %. Al final resulta que no solo le tienen amor al Cotorro, también un alto porciento hace estudio de campo y saben de estadística… Jejejeje.
    Mi manera de decirte HOLA! 😉

    1. Siempre hay alguien…que no cree en lo serios criterios “demográficos” con los que uno va mirando la vida. A lo mejor no es amor, digamos que en este caso es admiración por lo particular 😉 . Gracias, lindo homenaje a un barrio que no por ser el último le pertenece menos a la Ciudad, a pesar de la bondad silenciosa con la que transita el tiempo.

  2. Escribes … “en el Cotorro la gente respira lento, sonríen pacíficos y cordiales, cada dos pasos la gente se (re)conoce y responde amable cualquier pregunta del visitante.”

    Eso sí! Hace muchos años, tenía una novia que vivía (y vive) en el Cotorro. Cuando la visité, nunca pasó nada … Pero tienes razón, Dazra. La vida parece pasar más lento por allá!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s