Barrio chino

barrio chino de la habana

Foto: Angel Vazquez

Detrás de los colores del barrio chino hay una trampa. Hay caracteres extraños que no sabemos leer, una paciencia milenaria que no alcanzamos a tocar en toda su aplastante efectividad. Chino paciente, chino laborioso que fabrica su fortuna kilo a kilo, chino hormiguita incansable que te espera a la puerta del restaurante y agita la carta de precios, chino que ofrece mercancía que nunca sabremos si es original o copia. El barrio chino de la Habana, como presumo son todos los barrios chinos del mundo, no descansa nunca, siempre en movimiento, siempre en comercio, siempre lleno de colores y vapores y luces y lamparitas de papel y dragones y el gato que balancea el brazo prometiendo suerte económica. Son los de nuestro barrio aprendices de las artes marciales. Las letras chinas pueden decir lo que quieran que nosotros no las entenderemos nunca. En Cuba se dice que los de nuestro barrio no son chinos nada, que casi no queda ningún chino-chino de verdad, que todos han nacido en la isla y están mezclados con negros dando como resultado chinos mulatos que duran doscientos años, chinos cubanos, chinos a medias con ojos cada vez más redondos y apenas el recuerdo transmitido por generaciones de aquel gran país de donde salieron los ancestros un buen día. El barrio chino parece fiesta, pero no lo es. Hay un inmenso poder en esa breve inclinación respetuosa del cuerpo, acaso una sabiduría imposible de vencer cuando, recogida en sí misma, planta bandera en el corazón de un país.

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en El caminante y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Barrio chino

  1. Pingback: Barrio Chino | Quinqué

  2. Mi pensamiento también. Al menos me encuentro en el barrio chino una vez cada viaje a La Habana, como a mi me gusta de todas formas. Lo has descrito con humor y perspicacia. Muy bien!

  3. César dijo:

    De acuerdo, la descripción muy buena. Ese barrio y sus chinos han ido cambiando poquito a poco.

  4. Pingback: Calle Galiano | Habana por dentro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s