Avenida 31

avenida 31 en la Ceguera
Ceguera / Foto: Dazra Novak

Con gusto viviría en la avenida 31. Amplia, con pocos baches, fresca y generalmente limpia. Por tramos, hasta ofreciendo cuatro vías. Las luminarias de esta avenida lucen bracitos cortos, pegados tímidamente al tronco de metal que se alza desde la yerbita fina del separador. Por eso siempre, digo yo, les faltará mucho para crecer y convertirse en las luminarias adultas de la avenida Línea, en las ancianas farolas del Malecón. Las casas de aquí, retiradas, viven puertas adentro, y dejan el cielo despejado para que desde las partes más altas se pueda descubrir el mar allá a lo lejos. El tráfico de esta avenida nunca cesa y sin embargo, el ruido no es tan fuerte como el de otras vías igual de transitadas. Aquí no hay ecos, el barullo de los autos se apaga pronto, en las mañanas es fresca dando gusto comenzar el día, pero en los mediodías el sol da de lleno y hace casi imposible recorrerla a pie. Demasiado pavimento hasta la calle 30 donde, entonces sí, comienzan los árboles anunciando una metamorfosis, un salto hacia esa ciudad que se hace un poquito más vieja, allí, donde se mezclan varios semáforos y a la avenida 31 se la traga un túnel.

Anuncios

3 Replies to “Avenida 31”

  1. El problema de la suciedad no es el lugar, son sus habitantes, las personas que habitan las localidades que usted ni menciona, la gran mayoria son inmigrantes sin amor a la ciudad y con muy malas costumbres, verter basura en las esquinas es un deporte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s