Café fuerte

taza de café
Foto: Dazra Novak

Nuestro café debe ser breve, obscuro, concentrado. Café fuerte. Ese que viene con chícharo mezclado no es nuestro café –si se toma, claro está, es porque no queda más remedio-. El nuestro es puro, ni descafeinado, ni nescafé, ni americano, ni capuccino. Por eso cuando cae en la mano un paquetico “de marca” (Serrano, Cubita… Pilón, Bustelo) o un puñadito para tostar, literalmente vemos los cielos abiertos. El café es lo que siempre se brinda, lo que nunca dejó de brindarse hasta en los tiempos más duros. Hay países donde el café expresso que se encuentra es un té y ahí el cubano sufre como sufre la coladita que no hay alguna que otra mañana, en el jarrito de costumbre, el de aluminio que viene con la familia desde hace una bola de años. Hay otros que no, que si no coges el platillo eso es señal de que no te casas y el café se sirve en taza, sin embargo, está el que lo prefiere en vaso de cristal. Café a primera hora, después de almuerzo, café antes del cigarro y el café con leche -para los visitantes nuestro café con leche es algo así como una mala palabra porque no entienden cómo podemos tomarnos… eso-. Cuando una muchachita hace un buen café es costumbre de los viejos decir que está lista para casarse. De un tiempo a esta parte está de moda decirle al conocido: Nos vemos en estos días, llámame, y nos tomamos un café.

café cubita
Foto: Dazra Novak
Anuncios

2 Replies to “Café fuerte”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s