Obelisco de Marianao

obelisco de Marianao

Foto: Dazra Novak

No obstante haber sido asaz frecuentada en el período de mi adolescencia, esta zona siempre me ha resultado distante, ajena, una parte de la ciudad que no necesita de mí. Una parte de la ciudad que, a pesar de tener historia, parece haberla olvidado y con este fin, se reconcilia contínuamente con el presente. A este monumento dedicado a Carlos Juan Finlay los tráficos, más que agitados, lo bordean tomándolo solo como punto de referencia –usted pregunta a un taxista ¿Obelisco? y ya se sabe de lo que está hablando-, punto intermedio hacia La Lisa, San Agustín, por la calle 100 hacia arriba como buscando la avenida Boyeros, todo aquel que se dirige al hospital Militar. Quizás por los edificios que la delimitan, tres escuelas –una de ellas la escuela de pintura San Alejandro- y un hogar de ancianos, quizás por la sombra de los abundantes árboles y el césped bien cortado, la rotonda luce en paz consigo misma. Cualquiera juraría que Columbia nunca existió, que la punta rojísima de esta inmensa jeringuilla hecha de piedra jaimanita jamás guió un avión hacia los predios del otrora cuartel militar. Hoy la escuela Ciudad Escolar Libertad luce una apacible entrada por donde circulan trabajadores y estudiantes. A cualquier hora hay silencio y calma. A cualquier hora. Allí, junto a los viejos sentados en el portal del hogar de ancianos, me parapeto sobre la hierba fina –cámara en mano- y trato de imaginar lo que sus ojos sí han visto: Camilo Cienfuegos entrando victorioso al frente de su columna Antonio Maceo. Inútil, por más que me esfuerce no tiene caso, hoy solo pasan almendrones y este policía que me pide el carnet.

obelisco de Marianao

Foto: Dazra Novak

 

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en El caminante y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.