Calle Enna

calle Enna
Foto: Dazra Novak

Es esta una calle de bolsillo que, curiosamente, lleva nombre de mujer. Enna-calle-mujer-de-bolsillo. Apenas unos cuarenta pasos para llegar al otro lado que será igual a este lado y así, esta calle resiste de a todas la ofensa del Templete que le da constantemente la espalda, bloqueándole alevosamente la vista hacia la Plaza de Armas. Imaginemos un estante de libros. Imaginemos que La Habana no sea más que un viejo estante de libros. Así, la sumatoria de calles, columnas, balcones, tráfico y teatro de gentes, vienen a formar lo que sería la gran novela de la Habana. Una colección de tomos gruesos y empolvados que lleva tiempo leer. Ciertas calles como Obispo, Prado, Monte, serían, en ese mismo estante, apenas un cuento (cuento largo) de un volumen de historias cuyo argumento es, a la larga, el mismo: peripecias de una ciudad que sobrevive a pesar de todo. De esta manera la calle Enna ocupa, en nuestro estante imaginado, la categoría de minicuento –ni poema, ni fábula, ni alegoría-, texto breve sin personaje principal, líneas rápidas que narran Habana-calle-de-bolsillo: paredes desconchadas, adoquines, puertas abiertas a la acera, balcones con ropas colgando, guardavecinos, plantas que crecen en los aleros húmedos y mohosos, estrechez de calle donde las voces gritadas suben rápidas hacia el cielo, ansiosas y sin escala, hasta llegar a Dios.

Anuncios

4 Replies to “Calle Enna”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s