El que siembra su maíz, que se coma su pinol

pinol de maíz-habana por

Foto: Dazra Novak

Por mucho que uno emigre, las costumbres regionales, así como los gustos formados desde la infancia, se van con uno a todas partes. En el caso del cubano es común la añoranza por el vinoseco en los frijoles negros, los tamales con empellas, el sabor del ron Havana Club y del cigarro fuerte, ¡hay quien se lleva una caja de malanga! Pero no hace falta cruzar los mares para eso, incluso dentro de la isla dichas tradiciones también emigran. Nacido en Manzanillo y llegado a la Habana en sus hermosos veinte de servicio militar, mi querido papacito Armando Guerra se baja con un puñado de maíz y un guiño para su adorada Juana, nacida también en Granma y cuyo nombre no es ese, pero así la bautizó él para toda la vida. Juana pelea entre dientes –¡tiene tantas cosas que hacer!-, pero a la larga termina tostándole el maíz que luego él pulveriza en nuestro molino. Así, es raro para los vecinos pero común en mi casa esta receta de pinol (maíz molido con azúcar y un poquito de canela), un polvillo fino que si se come seco más vale tener el vaso de agua cerca, por si acaso se va por el camino viejo. Armando Guerra nos pone a hacer cucuruchos de papel para envasar el polvito y así comerlo mejor a la hora de la novela o viendo la película del sábado. A veces, cuando el invierno cubano se acuerda de que es invierno, Juana nos prepara esa leche caliente que se espesa al revolverla constantemente después de añadido el pinol, chorote de sabor peculiar que llena muchísimo, y engorda más.

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en Almacén de idiosincrasia y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El que siembra su maíz, que se coma su pinol

  1. César dijo:

    Me imagino que el gofio de maíz que comí de niño, o que le eché a la leche, ¿no es considerado pinol? Si es, me acabo de enterear.

  2. dazranovak dijo:

    Bueno, le he preguntado a Juana y acaba de decir que sí!!!

  3. Pingback: De la raspadura | Habana por dentro

  4. Pingback: Amaneciendo, 14 de febrero | Habana por dentro

  5. Roberto dijo:

    Imagino de ahí viene el refrán ” el que más saliva tiene más pinoles traga”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s