Iglesia de Reina

iglesia de la calle Reina

Foto: Dazra Novak

Entrar a la iglesia de Reina nunca ha sido, para mí, un acto de fe. Y es que esta no es como las otras iglesias, que destacan por la blancura de sus arcos y columnas, la forma en que incide la luz sobre ciertos íconos (por la aflicción en los rostros sagrados), el silencio reinante o la acumulación de vendedores y creyentes a sus puertas. A pesar de las escenas coloridas de sus vitrales, imposibles de ignorar, es la iglesia de Reina una gigantesca nave gótica en penumbras, un túnel cuyos caprichos ojivales nos conducen hasta las escalofriantes puertas de un oscuro medioevo. En este templo, se me antoja que la razón del hombre aún no ha despertado. Y sin embargo, se me hace difícil el rezo, la paz del espíritu, el abandono a la pena colectiva –esa que trae alivio compartido-. El inmenso órgano como un trueno se me anuncia –si alguien osara arrancarle un acorde-, capaz de echar abajo capiteles, nervios y vitrales, motivos de fe –joyas de arquitectura-, vidrios y preciosa talla de confesionarios y reclinatorios. Es esta una iglesia con un enorme peso en su estructura que, sin humildad ni compasión, deja caer sobre los fieles, como si para llegar hasta nosotros mismos, por fuerza hubiera que atravesar la oscuridad de los viejos tiempos.

iglesia de la calle Reina

Foto: Dazra Novak

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en El caminante y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Iglesia de Reina

  1. Pablo Alfonso dijo:

    Bella estampa!

  2. nelson silvestre dijo:

    Siempre me asusto de niño ese cristo en la puerta , de adolescente , me sentaba a leer dentro de la iglesia , lecturas épicas y místicas , una especie de cura para los encuentros , con los seres que brotan de esos libros de luz.

    gracias

  3. César dijo:

    Excelente descripción. Mi niñez y adolesciencia la pasé a cuatro cuadras de allí y ese fue el sentimiento al entrar.

    • Dania Alvarez dijo:

      Mi abuela vivía justo en Reina entre Gervacio y Escobar. Una de las cosas de mi niñez que con mayor agrado recuerdo es cuando entraba a esa Iglesia.

  4. Pingback: Calle Reina | Habana por dentro

  5. Ignacio dijo:

    Efectivamente, sin fe es difícil entender el gótico (y el neogótico, como es el caso).

  6. Pingback: Breve paseo de estilos | Habana por dentro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s