Historia

malecón y un barco que pasa
Foto: Beatriz Verde Limón

La Historia de Cuba se nos ha convertido en un buque fantasma, tediosa cadena de anécdotas repetidas hasta el agotamiento. Arenga de turno. Pantomima. Prosa poética para alcanzar, al menos, el aprobado del año en curso. Este buque fantasma nos atraviesa sin arrojar legítimo respeto por los héroes, sin tratar de entender esta concatenación de hechos que nos trajo hasta aquí. ¿De qué nos sirve un Martí con poesía, pero sin verbo? Un buque cargado de Maceos y Marianas, Mellas, Celias y Camilos, espectros que los más jóvenes hojean como una libreta de poemitas rosa. Así diría mi abuela: si Félix Varela resucita, se nos vuelve a morir de un infarto. ¿Qué pasa con la virtud que ya no crece en nuestros hombres? O mejor dicho, ¿qué pasará con estos jóvenes de hoy que mañana serán nuestros hombres? La Historia para ellos es letra muerta, un fantasma que cargarán con los ojos cerrados hasta el día de su graduación y luego echarán a un lado como lastre que dificulta el camino. Ojalá esta vez alguien escuche las palabras de Varela. Ojalá: “En el campo que yo chapée [vaya terminito cubano] han dejado crecer mucha manigua [vaya otro]; y como no tengo machete [he aquí otro] y además el hábito de manejarlo, desearía que los que tienen ambos emprendieran de nuevo el trabajo.”[1]


[1] Félix Varela. Carta del 22 de octubre de 1840.

Anuncios

One Reply to “Historia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s