Pan nuestro de cada día

pan de diez pesos
Foto: Angel Vazquez Rivero

Pan nuestro de cada día, uno para cada cubano, pan de la bodega, inseparable de la libreta de abastecimiento, uno por persona, imposible de meter en una jaba de nylon por más de una hora, propenso a la acidez y al endurecimiento precoz, ya tienes competencia, a veces el de diez pesos, ese de corteza dura, viene más pálido que tú, sin grasa, bajo de peso, algunos después de tres días sirven como arma de defensa pues bien pueden rajarle la cabeza al prójimo, los desmayados no, esos duran un poquito más, aunque el tufo de la levadura les sale por todos lados y mejor tostarlo un poquito, tienen un gráfico fatal mas cuando el hambre aprieta… lo mismo contigo, a la tostadora rápido, a comérselo pronto, no sé qué va a ser de ti si es cierto ese rumor de que la libreta de abstecimiento la quitarán antes de diciembre, quién te hará cola hasta doblar la esquina, qué nuevo precio tendrás, ya no dejarás esa huella rayita de tinta sobre el cuadrito dispuesto para cada día del aňo, ya nadie se fajará en la cola por el cuadrito que no cogimos ayer e intentaremos coger hoy, queridito pan de la bodega, va y en esta marea de cambios, a ti también te llegue la hora. Gracias por todo. Abur.

Anuncios