Malecón sin agua

malecón sin agua

Foto: Dazra Novak

Metros más adelante de donde se cruza General Lee con la Vía Blanca hay dos muros largos que bordean el pavimento como si bojearan una costa. Puesto que a todo muro alto de ringo rango le debe correr cerca mar o río y eso todo el mundo lo sabe, a este pedacito de ciudad se le ha colocado, al menos, en el nombre: malecón sin agua. Encallado en los límites del 10 de octubre y a las puertas del tan famoso barrio del Canal perteneciente al Cerro, el malecón ofrece, entre otras cosas, una sincera vista de las casas de la barriada. Muros a medio caer, a medio pintar, casas improvisadas sobre tejados que alguna vez fueron anuncio de una comunidad lujosa y encumbrada. Para remontar las escaleras que llevan hasta lo más alto del muro (si se entra desde la Vía Blanca) es preciso hacer un fuerte ejercicio de abstención oliente, para luchar contra esos desahogos de riñón que dejan su huella en los descansos de escalera. Una vez arriba (y esto se cumple para cualquiera de los dos lados) lucen las casas como un poblado venido a menos con niños descalzos jugando fútbol en plena calle y caminantes que lo miran a uno como se mira al forastero (más bien al intruso). Aquí no hay agua, pero hay abundantes árboles con una sombra generosa que, si se sienta uno a contemplar el rápido trasiego de autos por la avenida, nos asalta una paz muy parecida a cuando contemplamos el mar. Este malecón de noche dicen que guarda historias de todo tipo de desafueros, tanto graffitis en franca protesta hasta ese de cuerpos enredados con otros cuerpos. Así dijo mi vecina cuando le comenté del lugar: Muchacha, ese fue el barrio de mi juventud, ¡si ese malecón hablara!

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en El caminante y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Malecón sin agua

  1. Renata dijo:

    Ha sido ese mi camino desde niña hacia la casa de mi abuela. Siempre sabía que iba llegando cuando pasábamos por ahí. No dejes de ir a la Loma de Chaple, en el barrio de Jesús del Monte.

  2. si ese malecón hablara…crees que tendría tantas historias que contar como el otro??? bueno, seguramente cada uno tiene su magia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s