Habana de noche

Tomado de destinoscopair.net
Tomado de destinoscopair.net

De noche y desde un avión, La Habana es un famélico trazado de luces. Un chiste bastante conocido la ilustra como arbolito de navidad que se apaga por aquí y se apaga por allá, pidiendo a gritos más adornos. Hay determinadas zonas donde, es verdad, las luces maquillan los defectos haciéndolos lucir tanto mejor, mientras, otras zonas los ocultan como quien echa tierra sobre lo que no debe ser visto. Yo, sinceramente, agradezco la ausencia de esos anuncios lumínicos con modelos y marcas y autos y señores de traje asegurando –sonrisa perfecta-, esta vez sí, la cosa democrática. A diferencia de otras ciudades la lectura que se hace de La Habana es comparable a los libros sin ilustraciones, justamente esos en los que uno debe ejercitar su imaginación porque solo se divisa el bien a través del verbo. No hay facilismos. No hay tapa dura (aunque sí una tripa abundante). Esta ciudad no es una edición de lujo si bien podría serlo. En el gran libro de La Habana, al final, las frases guardan recovecos donde cada quien tiene que armarse su propia historia.

Anuncios

3 Replies to “Habana de noche”

  1. Bueno no sé si estoy de acuerdo con esta entrada. La Habana tiene tanto que lo que no se puede ver con la vista se ve con la imaginación, con lo experimentado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s