Maldito destino del ladrillo

jóvenes bailando salsa

Tomado de larepública.pe

A la música que se está haciendo hoy, ritmos cada vez más acelerados, el cuerpo le responde como un resorte. Haga usted esta prueba para que note la diferencia con respecto a otros tiempos: en el bar Varsovia, 17 esquina a 12 del Vedado, algunos domingos hacen una peña del danzón. Las parejas, mejilla con mejilla, ocupan los espacios vacíos entre las mesas y se balancean, de a dos y muy agarrados, apenas moviendo los pies, como si estuvieran parados sobre un mismo ladrillo. Casi siempre con los ojos cerrados -los danzones, ya sabemos, se bailan por dentro-. Escúcheme bien, haga lo que le digo para que vea que no miento: busque un tema viejo de los Van Van. La Habana no aguanta más, por ejemplo, o El baile del buey cansao. Pídale a dos o tres muchachos que hagan una rueda de casino y verá cómo no llegan a medio minuto. Se desesperan. Apuran los pasillos. No le dan tiempo a la cadera para que caiga suavemente luego del meneo y empezar otra vez del otro lado tras marcar con los pies el un-dos-tres, un-dos-tres. Se aburren y al aburrirse, lo dejan a uno a merced del ladrillo. Ahora, cuando uno baila con los más jóvenes, hay que aguantar que digan: ¡pero tú ni te mueves! (¿Será que ellos ven en el baile de uno lo que vimos nosotros en el danzón?) Porque bailar en estos tiempos es velocidad, no es degustar el movimiento sino dar muchas vueltas, enredar cada vez más los brazos y luego desenrollarlos, todo bien rápido, para no perderse. Un terminar sudados y sin aliento. Para ellos el baile es agitación, como si no pudieran soportar el ritmo por dentro y lo botaran hacia afuera en una sacudida fuerte y convulsa. (Claro que los hombres meneándose tanto más que las mujeres es parte interesante del asunto, pero ese es todo un tema para otro capítulo). Así, tan solo de mirarlos se pregunta uno cómo le hacen para soportar semejantes contorsiones. Será que, después de todo, el cuerpo en cuánto al baile termina siendo eso, poco más que un resorte activado por la música de su tiempo.

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en Lo que está pasando y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s