Abelardo Estorino, “La casa vieja”

Abelardo Estorino[…] DALIA. Le dije a Ramón que necesitamos otro cuarto. Los muchachos están creciendo.

DIEGO. Todavía podemos esperar.

DALIA. La casa de los Carmona tiene tres cuartos. Y tú sabes que esa gente se va.

DIEGO. ¿Quién lo dijo?

DALIA. Están sacando los papeles. Yo sabía que gente así no se iba a adaptar. Con esa casa, llena de enredaderas, escondidos detrás de las enredaderas. Siempre regando el jardín, sin saludar a nadie. ¡Cómo van a quedarse!

DIEGO. Pero todavía no se han ido.

DALIA. Le dije a Ramón que nosotros necesitamos una casa así.

DIEGO. Necesitamos una casa, pero no tiene que ser la de los Carmona.

DALIA. No, claro que no. Pero el que primero anda, primero manda. Así ya sabe que queremos una casa. Después cuando esté vacía todo el mundo se antoja y empiezan a pedirla. Tú sabes cómo es este pueblo.

DIEGO. No debías haber hablado con Ramón, él es muy estricto en eso.

DALIA. Pero nosotros nos merecemos una casa.

DIEGO. (Molesto) ¿Y tiene que ser esa?

DALIA. Ellos se van porque les da la gana ¡y dejan su casa! Nosotros ya no cabemos en la que tenemos.

DIEGO. Podrías esperar. Luego empiezan los comentarios.

DALIA. ¿Qué comentarios? Siempre estás con miedo a lo que digan. De ti nadie puede decir nada, que lo único que has hecho es sacrificarte. ¿Y qué has conseguido?

DIEGO. Me hicieron jefe, ¿no?

DALIA. ¿A quién iba a poner si tú eras el que más sabía? Y por algo luchaste.

DIEGO. Vendí bonos, eso no es luchar.

DALIA. Y quemaste caña. Siempre estás poniéndote por debajo de los demás. ¿Qué hizo Wilfredo, hizo algo? Y ahí lo tienes, administrador de la cooperativa.

DIEGO. Porque sabe de granjas.

DALIA. Pero no había hecho nada y le dieron una casa.

DIEGO. La que tenía se estaba cayendo.

DALIA. La de nosotros es de madera.

DIEGO. Pero no se está cayendo.

DALIA. Cualquiera piensa que vivimos en un palacio.

DIEGO. No es ningún palacio, pero hasta ahora no te habías quejado. Cuando nos casamos… Mejor me callo. (Se aleja). […]

(Fragmento)

Abelardo Estorino (Matanzas, 1925). Su primera profesión fue la Estomatología, pero el teatro se convertiría luego en su verdadera vocación. En 1961 y 1964 es mencionado en el Premio Casa de las Américas por sus obras El robo del cochino y La casa vieja, respectivamente. Se vincula a Teatro Estudio. En 1997 recibió la Beca Guggenheim con la que escribió El baile. Sus obras han sido traducidas a varios idiomas y representadas en escenarios internacionales en Brasil, Argentina, España, Inglaterra y Francia. Recogen gran parte de su obra los volúmenes Teatro y Vagos rumores, ambos, Premio de la Crítica. En 2002 le fue otorgado el Premio Nacional de Teatro.  

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en Citas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Abelardo Estorino, “La casa vieja”

  1. Oscar dijo:

    Que buena la historia de Estorino. Lo que me dejó pensando
    si por fin consiguieron mudarse o no…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s