Hijos de la F.E.

Goma de borrar Pionero

Tomado de cubamaterial.com

Íbamos uniformados, pero nunca fuimos tan iguales. Por supuesto que, como todo grupo o piquete, teníamos al más popular, al más alto, al más bajito, al más divertido, al más raro que coincidía la más de las veces con el más silencioso. Teníamos al pobre diablo que venía siendo el de bajos recursos. Había también el más inteligente, el metatrancoso (ese al que le gusta mucho estudiar y busca la quintaesencia de las cosas), el que siempre metía la pata y el otro, el que todos sabían que tenía F.E. (familia en el extranjero). Este último nos llegaba comiendo goma de mascar y no fueron pocas las veces en que recibíamos su generosa cuota de chicle masticado –ya sin sabor-, una mina 0.5 para un portaminas Paper Mate que nunca tuvimos, una calcomanía para pegar en nuestra respectiva libreta Pionero. Sí, el resto no teníamos libretas de 200 páginas con el margen de fábrica (¡qué alivio hubiera sido no tener que trazarlo, hoja por hoja, a mano con el lápiz bicolor!) ni mochilas de camuflaje con bolsillos regulables para el pomo de agua (tampoco tuvimos envases térmicos para el H2O). Yo, por mi parte, me incluía en otros grupos: el de los más bajitos, el de los silenciosos. Yo, una metatrancosa de bajos recursos. Al final al hijo de la F.E. le costaba un poco mezclarse con el resto, digo mez-clar-se, no simplemente coger churre cuando jugábamos al cogí´o. A veces el hijo de la F.E. se perdía unos días, ni a la escuela iba porque le había llegado la familia y la directora le daba permiso. Entonces venía con cuentos de un país donde todos comían chicle, y uno se imaginaba ríos de coca cola, helados de chocolate (yo, metatrancosa al fin, soñaba con portaminas, gomas Pelikan y libretas olorosas, de rayas, cuadriculadas para las matemáticas). El hijo de la F.E. llegaba con zapatos nuevos, camiseta de colores y olor a perfume, un perfume intenso, tentador: aquel país olía bien, sin dudas. Claro que al hijo de la F.E., como a tantos de nosotros, se le notaba que a veces hubiera entregado su reino por ser el más popular, o el más atlético, no necesitar ayuda con algunas tareas y poder irse al solar a jugar a los escondidos hasta la medianoche, aburrido de su TV a colores. La más de las veces no, y es comprensible. Con el paso del tiempo, los cantos de sirena vuelven a despertar aún tras la partida definitiva del hijo de la F.E. La más de las veces no, y es comprensible, dado que desconocemos el derrotero tomado por este último y más porque con los años ya vamos formando parte de otros grupos –o piquetes-, el de los que se quedan (por voluntad propia o porque no les queda más remedio), el de los que no se tragan el cuento, el de los consagrados, el de los que hablan (y es por gusto), el de los que luchan, el de los que no pierden la esperanza. Yo, metatrancosa al fin, en el de los que tratan todo el tiempo de hacerlo a su manera.

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en Misceláneas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Hijos de la F.E.

  1. rosakiel dijo:

    Me recordaste a mí misma, que tenía una F.E. de otro tipo, pues, sin embargo, era pobre y metatrancosa, eso sí, nunca callada :-D… y le envidiaba la merienda a una bellísima niña de larga trenza, hija de un potentado camionero… Me recordaste, además, dos crónicas que siempre me recuerdan que no está(ba)mos sólos en el mundo con nuestra singularidad: “No tienen ni idea” (http://labanaestaentodaspartes.wordpress.com/2010/11/01/no-tienen-ni-idea/), “Nosotros, los nostálgicos del Oeste” (https://labanaestaentodaspartes.wordpress.com/2011/02/08/nosotros-los-nostalgicos-del-oeste/).
    Un abrazo pioneril-metatrancoso!
    R.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s