Virgilio Piñera, “Enredos habaneros”

Portada de libro correspondencia de Virgilio Piñera[…] Las cosas salieron bastante bien, es decir, dos semanas: él hubiera deseado una larga temporada pero su cuerpo no era el único cuerpo ni su hambre la única sobre el planeta. Como no lograba enfermar realmente apeló a un procedimiento expeditivo: se dio una cuchillada en el muslo. Lo hizo tan mal que la herida no fue lo grave que hubiera deseado. Herida aparatosa más que grave. Así lo dijo el estudiante que lo atendió en esa clara noche de un 20 de mayo. A sus fingidos terrores contestó con risita irónica que le quedaban por delante muchas fechas patrióticas como esa. El estudiante no era nada bobo, también era comprensivo. En su próxima visita a su “lecho de dolor” le dijo abiertamente que su plan era pasarse los más días posibles comiendo y descansando. El estudiante contestó que le parecía excelente pero que, por desgracia, estaba por medio el asunto de las camas. La pesadilla de un hospital son las camas, no los enfermos sobre las camas. Todo cuanto podía concederle eran dos semanas. Comprendía su caso, es decir, su caso-hambre, un caso, entre paréntesis, tan importante como la lucha por el poder. Casi todos eran hijos de esta divinidad. El estudiante lo era, aunque de acuerdo con la expresada escala de valores del hambre, podía mirarlo por encima del hombro y hasta con un muslo de pollo en la mano… En verdad él luchaba a brazo partido con ella. Pero comparada su hambre con la suya, habría recibido en un concurso de hambrientos un diplomita de nada, en tanto que él, un premio en “metalicohambre” y un diploma de “colorhambre”. […]

(Fragmento de cuento)

Virgilio Piñera (Cárdenas, 1912 – La Habana, 1979). Narrador, poeta,  dramaturgo y traductor. Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de la Habana en 1940. Vivió catorce años en Buenos Aires fungiendo un tiempo como funcionario del consulado cubano. Conoció a Borges y a Gombrowicz. Colaborador de las revistas Orígenes, Lunes de Revolución y La Gaceta de Cuba entre otras. Fundador de Ciclón en 1955. Obtuvo el Premio de teatro en el concurso Casa de las Américas 1968, por su obra Dos viejos pánicos. Su obra ha sido traducida al francés, inglés, italiano, alemán, ruso, húngaro y polaco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s