Manzana de Gómez

Manzana de gomez

Foto: Beatriz Verde Limón

manzana de gomez

Foto: Beatriz Verde Limón

La Manzana de Gómez es una ciudad Gótica dentro de la ciudad vieja, un cuerpo de edificio que desde el veterano siglo XIX tuvo dentro bufetes de abogados, oficinas consulares, comercios y demás. Hoy sigue estando enclavada en una de las zonas más visitadas por cubanos y paseantes extranjeros, ahora con un oscuro velo de hollín y mugre, una viuda que abre sus verjas solo durante el día. Enmarcada por las calles San Rafael y Neptuno, Monserrate y Zulueta, la Manzana se lo traga a uno por sus pasillos dispuestos en diagonal, colosales gargantas oscuras llenas de tuberías que serpentean sobre las vidrieras de las tiendas, una vieja ciudad de cómic donde el héroe, o quién sabe, el villano, lanza un cabo de cigarro y bien puede caernos en la cabeza. A las ventanas desprovistas de cristales se asoman seres igual de oscuros, miran al visitante con rapidez de vampiro que le teme al sol y vuelven a esconderse. En el centro mismo de la Manzana, a cielo abierto, una estatua de Mella recibe al sol a la hora del mediodía en punto. Cuando hay mal tiempo llueve dentro de la ciudad Gótica, una Wall Street fantasma con tiendas a precios bajos y mercadería de calidad dudosa, y olor a humedad, esa, por el agua que corre cuando llueve y arrastra polvo hasta los desagües. En las boutiques pocos pueden darse el lujo, existen como ironía para la vida del cubano real, ese de carne y hueso que vive del salario y solo entra a mirar. En nuestra Gotham City hay restaurantes y cafeterías, bastante limpias algunas, enclavadas en los mármoles del suelo, manchados estos, y grises, vendedores de portal que ofertan panes con jamón abanicados con cartones para que las moscas no se posen en ese segundo de descuido que siempre llega. No sabría decir si la Manzana de Gómez vive o sobrevive, si está próxima a ese derrumbe por el paso implacable del tiempo y de la historia, o en cambio respira algo de vida, porque cuando uno se para en la encrucijada de sus calles interiores y mira hacia arriba, aún se ve un trozo de cielo.

Anuncios

Acerca de dazranovak

Escritora cubana. Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana. Tiene en su haber los premios: Pinos Nuevos 2007 (cuentos, Cuerpo Reservado, editorial Letras Cubanas 2008), David 2007 (cuentos, Cuerpo Público, ediciones Unión, 2009) y Uneac 2011 (novela, Making of, ediciones Unión, 2012).
Esta entrada fue publicada en El caminante y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Manzana de Gómez

  1. Dazra, qué lindo post. La Manzana, donde estudié la secundaria en la José A. Echeverría y donde trabajaba mi madre, en la farmacia, me inspiró un cuento. No pongo el enlace aquí por parecerme falta de respeto, es tu blog, pero si googleas “El día que volví a ayer” y mi nombre lo encuentras enseguida. Me gusta eso de Ciudad Gótica.

  2. Pingback: De la raspadura | Habana por dentro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s